Header Ad

Más Visto

El albinismo, la realidad de nacer sin color en la piel

A Miriam le tocó esa extraña suerte de nacer con una condición genética que no te da color en la piel y te otorga unos ojos muy claros, marcándote nada más nacer y exponiéndote a la discriminación. 

El albinismo es una condición frecuentemente malinterpretada que lleva a la estigmatización social, y en algunos países existe la creencia de que su cuerpo contiene poderes mágicos. 
Los brujos utilizan su piel, huesos, pelo y sangre para preparar pociones con el fin de dar suerte o atraer riqueza.

Esto ha llevado a que en algunas naciones africanas cientos de personas con esta condición sean atacadas, asaltadas, mutiladas y asesinadas. 

En México, la situación no es tan extrema, sin embargo, a decir de Miriam, los albinos son una comunidad un tanto incomprendida y juzgada. 

Ella es solo una de las millones de personas en el mundo que nacieron con poca o nada de melanina en sus genes. 

El albinismo es, a decir de Jorge Rodríguez, director de la Fundación Piel de Luna Albinos de México, una condición genética heredada que es el resultado de un defecto genético en una enzima llamada tirosinasa, la cual ayuda al cuerpo a cambiar el aminoácido tirosina a pigmento. 

Rodríguez, quien tiene albinismo tipo 1, detalla que existen al menos siete tipos de albinismo, los cuales a su vez tienen hasta 15 subtipos. 

Las personas albinas no cuentan con protección natural ante la exposición al sol y a los rayos ultravioleta, por lo cual es indispensable que se protejan con bloqueador solar para evitar, en casos extremos, cáncer de piel. 

Sin embargo, Jorge detalla que una de las principales afectaciones que padecen las personas con esta condición se da en los ojos. 

Eso no fue impedimento para que la joven de 28 años pudiera estudiar y graduarse como abogada, una profesión que, no obstante, no ha podido ejercer debido justamente a esta incorregible falla en su visión. 

Una realidad que sufren la mayoría de los albinos «porque nos creen incapaces de hacer cosas». 

Tanto Miriam como Jorge consideran que en la sociedad mexicana, eminentemente mestiza, siguen siendo vistos como «enfermos o diferentes». 

Sin embargo, confían en que con más información y conocimiento, la gente los mire como lo que son «personas normales con un tono un poco distinto de piel». 

Forgot Password